+51·54·214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

CONFESIONARIOS EN EL ATRIO DE LA CATEDRAL

Fieles acceden al sacramento de la Reconciliación con total facilidad y plena seguridad.

Los cuatro confesionarios que se ubican en el atrio de la Basílica Catedral continúan en funcionamiento de lunes a viernes de 8 a.m. a 6 p.m. y los sábados de 8 a.m. a 1 p.m., con el fin de que los fieles puedan acceder al sacramento de la Reconciliación con total facilidad y plena seguridad para evitar contagios por COVID-19.

Cada día los sacerdotes de nuestra Arquidiócesis llegan hasta el templo mayor de nuestra ciudad y se acercan a los confesionarios para recibir y escuchar atentamente a tanta gente que se siente sola o abrumada por sus pecados, miedos o angustias, y lo hacen con ternura y compasión, pero también con humildad y discernimiento, el cual les permite no confundir a quienes les abren el santuario de su conciencia para recibir luz, paz y misericordia.

Algunos de estos confesores, la mayoría de los cuales son jóvenes, manifiestan que muchas personas se están confesando después de largos años y salen renovadas por las palabras de aliento que el sacerdote les da y, sobre todo, porque en breves minutos quedan liberados de una tremenda carga, el pecado, que durante muchos años los tenía agobiados y les impedía desarrollarse como personas.

En estas circunstancias, el sacramento de la Confesión configura una excelente oportunidad para experimentar aquello que no encontramos en el mundo: acogida en nuestra diversidad, comprensión de nuestra debilidad, compasión ante nuestros sufrimientos, esperanza pese a nuestras frustraciones y perdón de nuestros pecados; en una palabra, amor gratuito de Dios que no se cansa de esperarnos para introducirnos en la fiesta de la casa paterna para la cual nos ha creado. “Vengan a mí los que están cansados y agobiados y yo les daré descanso”, dice Jesús en el Evangelio. No dejes pasar esta oportunidad, Jesús desea tener contigo una conversación sanadora y, para eso, te espera en los confesionarios que hemos puesto en el atrio de la Catedral.