+51·54·214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

NORMAS COMPLEMENTARIAS PARA LA APLICACIÓN DEL
PROTOCOLO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA
PARA LAS ACTIVIDADES RELIGIOSAS DE LA IGLESIA CATÓLICA
EN TIEMPOS DE PANDEMIA

INICIO DE LA FASE 1: APERTURA DE TEMPLOS PARA
ORACIÓN INDIVIDUAL – CONFESIONES - BAUTIZOS


INTRODUCCIÓN

  • El Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), en su sesión del 16 de junio del presente año, acordó publicar el Protocolo para las actividades religiosas de la Iglesia Católica en tiempos de pandemia, elaborado en coordinación con el Ministerio de Salud cuyas recomendaciones fueron comunicadas a la CEP mediante Oficio N° 1276-2020-SG/MINSA.
  • El citado Protocolo dispone tres fases a seguir hasta el pleno restablecimiento de las actividades ordinarias de la Iglesia.
  • Conforme a dicho Protocolo, corresponde a cada obispo determinar cuándo y qué templos de su jurisdicción eclesiástica ir abriendo y cómo ir retomando paulatinamente tales actividades ordinarias, así como dictar las normas específicas con esa finalidad.
  • El presente documento no sustituye al Protocolo de la CEP sino que brinda normas complementarias para comenzar a aplicarlo en la Arquidiócesis de Arequipa para iniciar la Fase 1 del mismo.
  • En nuestra Arquidiócesis, el inicio de dicha Fase 1 sólo consistirá en la apertura de los templos para que los fieles puedan ingresar a rezar de modo individual ante el Santísimo Sacramento, expuesto o reservado en el sagrario, y/o ante la imagen de su devoción, así como acceder al sacramento de la reconciliación y penitencia. Esta fase incluye también la administración del bautismo, previo cumplimiento de las condiciones ordinarias y siguiendo lo dispuesto por este documento.
  • Las presentes Normas Complementarias entrarán en vigencia el 1 de noviembre de 2020, fecha a partir de la cual los párrocos, administradores parroquiales, rectores y capellanes de templos no parroquiales deberán abrir los templos que tienen a su cargo, para los fines expuestos en el párrafo anterior.
  • En el caso de las parroquias, queda a criterio del párroco o administrador parroquial abrir sólo el templo principal o también los oratorios (capillas) dependientes de él, aunque se recomienda que en las parroquias cuyos territorios son extensos se abra los templos distantes de la sede principal, a fin de facilitar el acceso de los fieles, especialmente si la parroquia cuenta con al menos un vicario parroquial.
  • El horario de apertura de cada templo será fijado por el sacerdote que lo tiene a su cargo, tomando en cuenta la necesidad de los fieles y el tiempo que estos tienen disponible para acudir a él, considerando que la mayoría trabajan o estudian. Se ruega encarecidamente que tengan los templos abiertos la mayor cantidad de tiempo posible.
  • El horario de apertura debe ser publicado en la(s) puerta(s) de ingreso al templo, así como a través de las redes sociales de la parroquia o templo respectivo y en las del Arzobispado, para lo cual el sacerdote responsable comunicará dicho horario al correo electrónico del despacho arzobispal (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) antes del 5 de noviembre.
  • Las medidas dispuestas en el presente documento tienen por finalidad facilitar el paulatino retorno de los fieles a la vida eclesial comunitaria, cuidando al mismo tiempo la salud de todos: fieles, trabajadores y/o voluntarios, sacerdotes, etc.
  • Si por alguna razón el sacerdote o sacerdotes a cargo de una parroquia o templo no parroquial no están en condiciones de abrirlo, lo deben comunicar al Arzobispo, a fin de que éste decida si mantenerlo cerrado o encargarlo a otro sacerdote.

I. DE LOS TEMPLOS

I.1 MEDIDAS GENERALES

  • Como medida de prevención, cada día se debe limpiar y desinfectar el templo antes de abrirlo y al cerrarlo, incluyendo los objetos susceptibles de ser tocados: bancas, reclinatorios, confesionarios, imágenes, sillas, mesas, perillas, servicios higiénicos, pisos, etc.
  • Para la limpieza y desinfección se utilizará lo siguiente:

- Mascarilla descartable o mascarilla de algodón con filtros.
- Casco o gorro.
- Protector facial.
- Guantes quirúrgicos o guantes desechables de látex o nitrilo.
- Overol.
- Calzado apropiado.
- Paños absorbentes (waipe, esponjas).
- Mochila pulverizadora o botella rociadora con cabezal aspersor.
- Detergente o jabón neutros.
- Alcohol etílico de 96° (para solución alcohólica diluida). Preferentemente se usará etanol disuelto al 70%.
- Agua destilada, desmineralizada o desionizada.
- Lejía y amonio cuaternario, salvo al interior de los templos que forman parte del Patrimonio Cultural de la Nación, en los cuales las normas del Ministerio de Cultura NO permiten el uso de estos insumos.

  • No se debe usar cepillos de cerda metálica.
  • Para chapas, manijas, cerrojos, mobiliario de madera y similares se puede usar paños de waipe humedecidos en detergentes neutros (incoloros, inodoros, con pH* neutro) diluidos en agua destilada, desmineralizada o desionizada.
  • Para las vitrinas y superficies análogas se puede usar paños de waipe o esponjas humedecidas en agua con jabón neutro, o se les puede aplicar spray desinfectante de manera indirecta, cuidando siempre de no dañar las imágenes.
  • No utilizar altos contenidos de etanol en superficies con acabados barnizados y laqueados, para evitar dañarlos.
  • No utilizar detergentes con aditivos, sustancias ácidas, material abrasivo ni agua con altos contenidos de carbonatos, sales o minerales pesados.
  • Hecha la limpieza y desinfección se procederá a la ventilación del templo.
  • Antes de abrir el templo, se colocará el pediluvio (agua con lejía de acuerdo al tamaño) en la parte exterior de la(s) puerta(s) de ingreso, para que los fieles desinfecten la suela de sus zapatos antes de entrar.
  • También se desinfectará el termómetro digital (infrarrojo) con alcohol.
  • Concluida la labor de limpieza y desinfección, se debe desechar los guantes y mascarillas descartables, así como lavar y desinfectar los demás implementos del equipo de protección personal.
  • Quienes han efectuado la limpieza y desinfección se deberán lavar bien con agua y jabón, por un mínimo de 20 segundos, y usar el alcohol desinfectante.

I.2 PROCEDIMIENTO PARA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE LOS TEMPLOS QUE NO FORMAN PARTE DEL PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN

  • La desinfección del inmueble se realizará con una solución de 4 ml. (tapa de gaseosa) de amonio cuaternario por cada litro de agua.
  • Se utilizará la mochila pulverizadora o botella rociadora con cabezal aspersor.
  • Se comenzará desde la parte central del templo hacia los laterales, teniendo cuidado de no rociar las imágenes, el mobiliario, retablos ni objetos delicados.

I.3 PROCEDIMIENTO PARA LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE LOS TEMPLOS QUE FORMAN PARTE DEL PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN

  • La desinfección se realizará con solución hidroalcohólica diluída (etanol disuelto al 70%): 700 ml. de alcohol por 300 ml. de agua destilada, desmineralizada o desionizada.
  • Se utilizará la mochila pulverizadora o botella rociadora con cabezal aspersor.
  • Se comenzará desde la parte central del templo hacia los laterales, teniendo cuidado de no rociar las imágenes, el mobiliario, retablos ni objetos delicados.
  • Conforme a las normas del Ministerio de Cultura, en ningún caso podrá usarse hipoclorito de sodio (lejía o cloro), amonio cuaternario (QAC) ni detergentes con aditivos, salvo en espacios abiertos (atrio, patios, etc.) en los que podrá usarse amonio cuaternario diluido al 1% y sólo a partir de un metro de distancia de la edificación.
  • Se deberá seguir el Protocolo para la desinfección y limpieza de las edificaciones del período posterior al prehispánico que integran el Patrimonio Cultural de la Nación, aprobado mediante Resolución Ministerial N° 000188-2020-DM/MC del 17.VII.2020, publicada en el Diario Oficial El Peruano el 18.VII.2020.

I.4 OTRAS DISPOSICIONES

  • Salvo que el templo tenga sólo una puerta, se debe señalar puertas diferentes para el ingreso y la salida.
  • Establézcase una ruta de ingreso y otra para la salida del templo.
  • En la(s) puerta(s) de ingreso se colocará un cartel con el horario en que se puede ingresar al templo y otro con las indicaciones que deberán seguir los fieles.
  • En los horarios de asistencia de los fieles, las puertas y ventanas del templo se mantendrán abiertas, para evitar que se toquen las manijas y favorecer la ventilación.
  • Colocar las bancas debidamente distanciadas y establecer cómo deben ser ocupadas para garantizar una distancia mínima de dos metros entre cada fiel.
  • No habrá ni se usará agua bendita, salvo para el sacramento del bautismo.
  • Los servicios higiénicos deben estar siempre desinfectados y contar con los insumos para el debido lavado y secado de manos, así como para su desinfección.
  • Para las ofrendas de los fieles se puede colocar alcancías o canastas, pero deben ser constantemente desinfectadas.
  • Conforme a lo establecido en el Protocolo de la CEP, en esta fase no se permitirá las visitas turísticas a los templos.

II. DEL PERSONAL Y/O EQUIPO DE VOLUNTARIOS

  • Se debe capacitar a quienes estarán a cargo de la limpieza y desinfección del templo, así como a quienes atenderán a los fieles y supervisarán que cumplan con las normas del Protocolo de la CEP y estas Normas Complementarias.
  • Quienes se hagan cargo de la limpieza y desinfección del templo, así como de su cuidado y la atención de los fieles, deberán usar de modo permanente el equipo de protección correspondiente y no tocarán a los fieles en ningún momento.

III. DE LOS FIELES

  • A los feligreses que forman parte de la población en riesgo, según lo establecido por el Protocolo de la CEP, se les recomienda no ingresar a los templos.
  • Sólo se permitirá el ingreso de fieles hasta un máximo del 20% del aforo del templo.
  • En la parte exterior de la(s) puerta(s) de ingreso al templo:
    a) Se tomará la temperatura corporal del fiel con el termómetro digital (infrarrojo) debidamente desinfectado. En caso supere la temperatura normal (36 – 37.5°) o presente síntomas de resfrío o de COVID-19 se le explicará que por precaución de contagio no puede ingresar al templo.
    b) Los fieles deben desinfectarse las manos, para lo cual se tendrá disponible gel en base a alcohol o soluciones alcohólicas en spray.
    c) Asimismo, desinfectarán la suela de sus zapatos en el pediluvio.
  • Mientras esperan para ingresar y en el interior del templo los fieles deben usar de modo permanente la mascarilla, cubriendo nariz y boca, y guardarán una distancia mínima de dos metros entre cada uno.
  • Cada fiel podrá permanecer en el interior del templo un máximo de 15 minutos.
  • No se permitirá que los fieles toquen ni besen las imágenes y se les recomendará que tampoco toquen las superficies, excepto sentarse en los lugares previamente establecidos de las bancas.

IV. DE LAS CONFESIONES

  • Se ruega encarecidamente a los sacerdotes que mientras el templo esté abierto estén disponibles para confesar a los fieles, como lo ha pedido el Papa Francisco.
  • El uso de mascarilla es obligatorio tanto para el sacerdote como para el penitente. Entre ambos debe haber una barrera física tipo mica y no deberá haber contacto físico en ningún momento.
  • En lo posible, la confesión se hará en un ambiente amplio y ventilado, pudiendo ser incluso el atrio o el patio, pero siempre asegurando la confidencialidad.
  • Los sacerdotes que forman parte de la población en riesgo mencionada en el Protocolo de la CEP deben tener el máximo cuidado sanitario.

V. DEL BAUTISMO

  • Durante el tiempo de pandemia, la preparación de los padres, padrinos y el niño a ser bautizado puede hacerse de modo virtual. En caso de bautismo de un adulto, en cambio, la preparación debe ser necesariamente presencial y según el programa oficial de la Arquidiócesis.
  • La celebración del bautismo se realizará fuera del horario de ingreso de los fieles y a puerta cerrada.
  • Por ahora no está permitido bautizar a más de una persona a la vez, a menos que sean hermanos.
  • Además de quien va a recibir el sacramento, sólo podrán participar sus padres y padrinos. Salvo los que habiten en la misma casa, los demás deberán guardar el distanciamiento mínimo de dos metros.
  • En todos los casos se seguirán las normas establecidas en este documento para el ingreso al templo y la permanencia en el mismo, así como las contenidas en el Protocolo de la CEP para este sacramento.

Arequipa, 17 de octubre de 2020

 + Javier Del Río Alba
Arzobispo de Arequipa