+51 · 54 · 214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

Notas de Prensa

AREQUIPA RECIBIÓ A LA VIRGEN DE CHAPI CON GRAN ALEGRÍA EN MEDIO DE LA PANDEMIA

Sobrevuelo se realizó en el Día de la Madre.
 

Como lo anunciara Mons. Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, se cumplió la visita de la imagen de nuestra «Mamita de Chapi», el 10 de mayo, Día de las Madre. Este sobrevuelo hecho en helicóptero causó gran alegría entre toda la población arequipeña. La Virgen sobrevoló la ciudad - junto al P. Zacarías Kumaramangalam C.M.I, Rector del Santuario de Chapi, para derramar su bendición desde el cielo y acompañarnos con su amor maternal.

«Nuestra Mamita de Chapi quiso venir a nuestro encuentro y aunque no todos la hayamos podido ver, sabemos que Dios a derramado gracias innumerables por mediación de María Santísima, para todos nosotros y para la Iglesia. Estoy seguro que la Virgen a escuchado también nuestras oraciones y todos esos deseos que le hemos manifestado a lo largo de la jornada, por eso confío en que todos estemos muy contentos y agradecidos a Dios », manifestó Mons. Javier Del Río.

El sobrevuelo se realizó el domingo en medio del confinamiento social obligatorio dispuesto por el Gobierno de nuestro país, debido a la pandemia del COVID-19. Este año esta situación impidió salir de casa para ir en peregrinación hasta su Santuario ubicado en el distrito de Polobaya. El 2019 la cifra de peregrinos superó ampliamente los 200 mil en los dos días que duraron los festejos. Sin embargo, esta vez fue nuestra «Mamita de Chapi» quien vino a visitarnos para hacernos presente que no estamos solos en esta pandemia.

El helicóptero de la empresa Andes llegó a nuestra ciudad desde el Cuzco para poder transportar a nuestra Madre, gracias al apoyo de la Sociedad Minera Cerro Verde. Como una anécdota que contó Monseñor Javier, es que el piloto quedó impactado por la fe del pueblo arequipeño y las diversas manifestaciones de fe y signos de alegría con los que cada familia esperó a la Virgen desde el techo y las ventanas de sus hogares, acompañados por pañuelos blancos, globos, cantos, aplausos, oraciones y otras iniciativas que sorprendieron a nuestra Madre y que desde el aíre se contemplaron en toda la ciudad.

La Misa por el Día de la Madre la celebró el Arzobispo a las 11 am, para luego realizarse el vuelo. Desde lo alto del cielo, la Virgen visitó de manera especial los hospitales y clínicas de nuestra ciudad, llevando consuelo y esperanza a los enfermos y a todo el personal médico.