+51 · 54 · 214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

Mensaje Semanal

Caminemos juntos

Al concluir nuestra asamblea plenaria celebrada del 21 al 23 de agosto, los Obispos del Perú hemos emitido el mensaje titulado “Caminemos juntos por un Perú mejor para todos”. Como decimos en el documento, hemos visto a bien emitirlo ante la prolongada crisis política y social que viene atravesando la nación, con sus efectos en la economía y en la entera sociedad de la cual formamos parte y con la cual nos sentimos solidarios, porque nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en el corazón de los discípulos de Cristo. Ante esta situación, como pastores hemos querido hacer una invocación urgente al diálogo fundado en los principios de unidad, paz y justicia, como “bases sólidas y esperanzadoras de una sociedad que mira al futuro y se esfuerza por construir el bien común”. Conocedores de la realidad del país, los obispos sabemos que en el Perú hay lugar para todos y que, por tanto, es posible “lograr la plena integración social, desde la realidad de nuestra inmensa, variada y rica geografía, cuyas muchas riquezas debemos saber administrar priorizando las necesidades de los más empobrecidos y marginados”. Para ello, es necesario fortalecer la identidad nacional desterrando todo tipo de discriminación cultural, étnica o socioeconómica y combatiendo la corrupción “que lo corroe todo” e impide realizar las debidas inversiones en educación, salud y bienestar de nuestra población.

Ante la urgencia de encontrar puntos de equilibrio que garanticen la seguridad jurídico – económica requerida para las grandes inversiones y, al mismo tiempo, la protección del medio ambiente y la seguridad de las poblaciones vulnerables, nuestro documento expresa la necesidad de que “el Estado, las empresas y las organizaciones sociales deben llegar a acuerdos concretos, mediante un diálogo justo y sin violencias de ningún tipo. Los casos emblemáticos de Tía María y otros deben abordarse en esa perspectiva”. Del mismo modo, nuestro mensaje transmite la preocupación que tenemos por la situación de la Amazonía, que abarca dos terceras partes del territorio nacional: “su gran biodiversidad y los pueblos originarios que la habitan y cuidan ejemplarmente, desde tiempos inmemoriales, deben ser atendidas”. En este sentido, como miembros del Pueblo de Dios, confiamos en que el Sínodo Panamazónico convocado por el Papa Francisco para octubre de este año, “brinde importantes aportes para descubrir nuevos caminos para una ecología integral”.

Finalmente, los Obispos del Perú hacemos referencia a la importancia de que las autoridades de nuestro país den “muestras de desprendimiento político, social y económico, a fin de transitar el camino hacia el desarrollo humano integral”, para lo cual se requiere el buen entendimiento entre los poderes del Estado, la clase política y la sociedad civil. Del mismo modo, “llamamos a la responsabilidad de todos los actores y sectores en estos momentos cruciales que vive el país”. Por nuestra parte, como pastores renovamos nuestro compromiso de seguir caminando con toda la población peruana y de cooperar en lo que esté a nuestro alcance para lograr un Perú mejor para todos, porque, como hace unos años escribió el Papa Benedicto XVI, la Iglesia “no puede ni debe quedarse al margen de la lucha por la justicia” (DCE, 28). Con esa finalidad, pedimos a Dios que nos ilumine para que, a semejanza de la Virgen María y santa Rosa de Lima, los peruanos caminemos a la luz del Evangelio, siempre atentos a las necesidades de nuestros hermanos más necesitados.

+ Javier Del Río Alba
Arzobispo de Arequipa