+51 · 54 · 214778   comunicaciones@arzobispadoarequipa.org.pe

Mensaje Semanal

¿Redes o telarañas?

En su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que celebramos este domingo 2 de junio, el Papa Francisco ha querido referirse nuevamente a las redes sociales, a las que califica como “un recurso de nuestro tiempo”. Por un lado, el Papa destaca que las redes constituyen una fuente de conocimientos y de relaciones hasta hace poco inimaginable y sirven para que estemos más en contacto, nos encontremos y ayudemos unos a otros. Al mismo tiempo, sin embargo, menciona algunos de los riesgos que conllevan las mismas redes: desinformación, distorsión consciente y planificada de los hechos, uso manipulador de datos para obtener ventajas políticas o económicas, acoso cibernético, aislamiento, deterioro de relaciones verdaderamente personales, fomento de la intolerancia, división, violencia verbal, etc.

Ante esa realidad ambivalente, el Papa nos invita a usar rectamente las redes sociales y a que en ellas procuremos construir verdaderas comunidades y no sólo agregaciones de individuos que se agrupan en torno a ciertos intereses o temas pero que no están unidos por vínculos fuertes. De manera especial, Francisco nos pide no dejarnos llevar por el lenguaje inapropiado que muchas veces se usa en las redes y no formar parte de esos enfrentamientos que por lo general no conducen a nada bueno sino a crear más rencor y más odio. Nos alerta también ante la proliferación de grupos que excluyen la heterogeneidad, promueven la contraposición de unos frente a otros, fomentan la sospecha y alimentan todo tipo de prejuicios. Así, nos dice, “lo que debería ser una ventana abierta al mundo se convierte en un escaparate en el que exhibir el propio narcisismo”.

En ese contexto, el Papa nos recuerda que los cristianos hemos de ver siempre al otro, a nuestro prójimo, como un hermano, y que aun cuando podamos no estar de acuerdo con sus opiniones, no por eso debemos descartarlo o descalificarlo, sino que lo nuestro es tratar de tender puentes para buscar puntos en común; porque los cristianos vivimos de la comunión con Dios, por el bautismo hemos sido hechos partícipes de la comunión trinitaria, de la comunión entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, de modo que nuestra vida está llamada a la comunión con Dios y con el prójimo. Incluso, dice Francisco inspirándose en los evangelios, estamos llamados a buscar la comunión con aquellos que se nos presentan como enemigos. Los cristianos estamos llamados a amar a todos y a servir a todos, también a los que no piensan como nosotros, a los que nos insultan y quieren descalificarnos simplemente por ser coherentes con nuestra fe y con la moral que de ella se deriva.

Por eso, el Papa termina su mensaje exhortándonos a que no hagamos de la red social una red que atrapa, que encierra, sino un instrumento que una y que nos abra a los demás. En este sentido, nos dice que el uso de las redes sociales debe ser “complementario al encuentro en carne y hueso, que se da a través del cuerpo, el corazón, los ojos, la mirada y la respiración del otro”. Sólo así la red será un recurso que nos ayudará a abrir camino al diálogo, el encuentro y la amistad. Escuchemos la voz del Papa, no nos dejemos atrapar por las redes como si fueran una telaraña. Examinemos cómo estamos usando las redes sociales y los padres y madres de familia estén atentos al modo en que las usan sus hijos.

+ Javier Del Río Alba
Arzobispo de Arequipa